He creado esta página debido a la cantidad de personas que me llaman diariamente para preguntar sobre el CORONAVIRUS y las piscinas. Espero que este virus pase pronto y que sea una página temporal.

A los que me habéis estado preguntando estos días sobre el Coronavirus COVID-19 y su impacto en las piscinas como punto de posible expansión del virus, y también a los que me preguntabais ¿qué comunicarles a los clientes en cuanto a que sí el COVID-19 podría transmitirse en piscinas y spas?, me remitiré al comunicado que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron el 11 de marzo como orientación oficial sobre este tema.
Según el CDC:
no hay evidencia de que COVID-19 se pueda transmitir a los humanos mediante el uso de piscinas y spas. El buen funcionamiento, el buen mantenimiento y la desinfección adecuada (por ejemplo, con cloro y bromo) de las piscinas y spas deberían eliminar o inactivar el virus COVID-19.
Y como recordatorio os diré que el cloro en la piscina desinfectará de acuerdo con el pH en el agua. Un pH lo más cercano al neutral, entre 7.4 y 7.6 es suficiente para una experiencia agradable en la natación y permitir al cloro una desinfección adecuada.
Y para los que tenéis piscina, en estos días de encierro en que intentamos permanecer en casa el mayor tiempo posible para evitar la propagación del virus, el poder darnos un baño en la piscina mientras nos ejercitamos un poco puede ser una experiencia reconfortante.
A todos los que os cuidáis del mantenimiento de las piscinas y que os tomáis el trabajo profesionalmente como responsables de la salud de las personas que las utilizan: Muchas gracias.